desdemirebotica

HUMANISMO

“Hay décadas en las que nada pasa, y semanas en que pasan décadas”. Es obvio que la frase no es mía, es de Lenin, lo que se vivió en la vieja Rusia hace más de 100 años marcó las siguientes siete décadas en todo el mundo. Un insignificante virus que se conoció en 2019 dio lugar a una pandemia global, Covid19, y ha convertido este año 2020 en un año horrible en mayor o menor medida para todos nosotros, afectará las próximas décadas porque esta pandemia además el coste de salud – incluido el psicológico por las restricciones a la movilidad – tendrá un alto coste económico.

Ya nada volverá a ser como antes, nada aprendimos de la crisis financiera y dejamos que el mercado y el crecimiento infinito -en un planeta finito- siguiese marcando nuestra hoja de ruta.

Quizá sea el momento de parar, y reflexionar, de diseñar una estrategia. Una estrategia que no podrán liderar nuestros líderes políticos actuales, dedicados a defender su coche oficial, sus prebendas y a los lobbys que los mantienen, es el momento de que la sociedad civil de un paso al frente y nos hace falta “un Lenin”. Entiéndase que no pido refundar el comunismo, sigo esperando a Sarkozy que iba a refundar el capitalismo, pero se necesita un liderazgo global que nos una a los distintos pueblos y basado en una serie de principios básicos:

  • Respeto a la madre tierra.
  • Reparto de la riqueza.
  • Derechos básicos de cualquier ser humano: sanidad y educación.
  • Control del consumo y de la globalización descontrolada.
  • Y muchos más que me dejo en el tintero.

Habrá quien me lea y vea en mi un peligroso social-comunista con coleta, amig@: te daré un consejo: sal de la burbuja comunicativa en la que vives y no dejes que ningún medio te manipule, y te diré que nada más lejos de la realidad, que ni comunismo ni capitalismo son la solución para el ser humano, la solución se llama HUMANISMO.

Humanismo con mayúsculas, que ponga al ser humano en el centro y no al capital. ¿Como se hace eso? Ni idea, pero como un humilde miembro del rebaño yo seguiré valorando a la gente por lo que vale y no por lo que tiene, seguiré comprando en la tienda del barrio, seguiré reciclando, seguiré practicando la abstención activa en las elecciones en las que no me sienta representado por ningún partido ni candidato y seguiré escribiendo mientras no me censuren…a ver si mientras tanto, “aparece un Lenin”.

CUADERNO DE BITÁCORA: DIARIO DE UN ENCIERRO (41). FIN DEL CUADERNO.

Día 73, todo sigue su curso.

Se cumplen 73 días desde el inicio del estado de alarma y he sacado muchas conclusiones, entre ellas mi incapacidad de mantener actualizado este diario.

Como el 73 me gusta, el año en que nací, aquí lo dejo que hoy no comento nada.

Gracias por leerme.

Desde el cautiverio, algún día informando.

41 bis

CUADERNO DE BITÁCORA: DIARIO DE UN ENCIERRO (40)

Días 40, todo sigue su curso.

Cumplimos la cuarentena un 23 de abril, día del libro.

Leo una cita que me ha gustado: “Leemos para saber que no estamos solos”, la busco en Google y se atribuye al escritor inglés William Nicholson, más famoso por ser el guionista de “Gladiator” que por sus libros. Será o no un super ventas, la Wikipedia no dice mucho más, pero su cita me gusta y me parece muy apropiada en estos momentos de confinamiento, de distanciamiento social, de soledad, en una palabra.

Los libros acompañan y nos hacen mejores, aparte de entretener. Lee libros y cuando los compres a poder ser en la librería del pueblo o del barrio, esos comercios a pie de calle también hacen que no estemos solos. Hoy os dejo la portada del New Yorker que se comenta sola.

Desde el cautiverio, mañana seguiremos informando.

40

CUADERNO DE BITÁCORA: DIARIO DE UN ENCIERRO (39)

Días 39, todo sigue su curso.

Hoy 22 de abril se celebra el día de la Tierra, parece claro que el medio ambiente es uno de los grandes beneficiados del confinamiento mundial. Todos hemos recibido videos de jabalíes o ciervos en el centro de las ciudades y delfines en nuestras playas. Anécdotas aparte, la contaminación ha bajado drásticamente en este nuestro primer mundo y deberíamos sacar algunas conclusiones.

El teletrabajo implica que se use menos el coche, principal fuente de partículas nocivas en las grandes ciudades. Potenciar esta modalidad conscientemente y no por obligación ya mejoraría en gran medida la calidad del aire.

Ricardo Darín, la clava cuando dice: “La economía mundial se está tambaleando estas semanas porque ahora sólo compramos lo que verdaderamente necesitamos. Nos pasamos la vida anhelando estupideces”.

Poco más que añadir, seamos capaces de aprender algo de esto cuando “volvamos a la normalidad”, menos consumo y a poder ser local puede ser un buen primer paso.

Desde el cautiverio, mañana seguiremos informando.

39

 

CUADERNO DE BITÁCORA: DIARIO DE UN ENCIERRO (37+38)

Días 37 y 38, todo sigue su curso.

Pasado mañana sabremos lo que es realmente una cuarentena, aunque yo ya la he cumplido. Al gobierno, centralizado y militarizado que disfrutamos en el estado de alarma, se le ha ocurrido que los niños pueden ir al super y a la farmacia a ver si repunta el pico aunque ahora parece que reculan. En fin, los que tienen que buscar la solución son realmente el problema y así nos va. Disfruten lo votado, aunque ves a la oposición y la cagalera que entra es de asustar.

Las instituciones tampoco están demostrando ningún interés por el mundo cultural, cosa que no comparto. Ahora mismo tengo a Bruce Springsteen en mi cabeza gracias a Spotify, me estoy empezando a enganchar a una serie de Netflix- no haré spoiler porque creo que escribiré sobre ella -, gracias a ELiburutegi tengo miles de libros a mi disposición, aunque los dos que estoy leyendo ahora son míos y en papel como a mi me gusta. Resumiendo, que habría sido de nosotros sin cultura (y sin wifi9 en la cuarentena, por eso hay huelga digital del mundo cultural hoy y mañana, sirvan estas líneas para darles mi apoyo.

Los fachas de twitter les llaman titiriteros como si eso fuese un insulto, aunque no puedes esperar mucho de un facha con cuenta de twitter. Y los artistas son muchos y variados, no solo Barden y Almodóvar, que es todo un sector muy precarizado y con un trabajo muy poco valorado económicamente en nuestro país de mierda de analfabetos. Bueno, que me altero y nos son horas, ya lo he dicho.

Desde el cautiverio, mañana seguiremos informando.

37_38

CUADERNO DE BITÁCORA: DIARIO DE UN ENCIERRO (32+33+34+35+36)

Días 32 a 36 todo sigue su curso.

Termina otro fin de semana, parece que a partir del 27 podrán salir un rato los niños, una nueva medida dentro de la salida escalonada, aunque lo que realmente preocupa en la calle es que se habla que los bares no abrirán hasta fin de año.

He aprovechado el fin de semana para ver entera la temporada nueva de Vamos Juan, me encanta Javier Cámara y creo que tiene un papel donde lo borda, os la recomiendo. También para hacer compras en el comercio local, “Back to basics”, que dicen los modernos ahora. Creo que cuando podamos salir debemos cambiar muchas cosas de lo que antes considerábamos la “normalidad” como dice el texto de la foto que acompaña a esta entrada.

Sigo preocupado por la situación económica que nos espera y he arrancado un blog en otra red con un perfil más profesional, copio enlace por si os interesa y espero vuestros comentarios.

https://parkingdevisitas.blogspot.com/2020/04/la-teoria-de-la-manta.html

Desde el cautiverio, mañana seguiremos informando.

32_36

CUADERNO DE BITÁCORA: DIARIO DE UN ENCIERRO (31)

Día 31 todo sigue su curso.

Hoy tocaba “vuelta de vacaciones” y el día prometía laboralmente, se ha cumplido con mucho lio para variar. Me ha dado tiempo de ir al supermercado a llenar la despensa con la compra semanal, es el rato que mas me agobio al ver mascarillas, guantes, distancias…soy feliz en mi trinchera confinado.

Lo mejor que hoy cumple 14 años mi niña, la mayor, como pasa el tiempo. Extraño cumpleaños encerrados pero animado por los bonitos videos que ha recibido de familia y amigos, es un aniña afortunada por el entorno que tiene. Se lo repito constantemente y la verdad es que ella tiene mucha culpa de ser tan querida, que siga así, no pedimos más.

Desde el cautiverio, mañana seguiremos informando.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

CUADERNO DE BITÁCORA: DIARIO DE UN ENCIERRO (29+30)

Días 29 y 30 todo sigue su curso.

Esta mañana hablando por teléfono con un amigo -que además lee este humilde diario – con quien comparto edad, aficiones, código postal…y dos hijas (pre)adolescentes y coincidíamos que el WIFI nos ha salvado la cuarentena: teletrabajo, clases on line, webinars, redes sociales, streaming,… sin embargo coincidíamos en lo mucho que habríamos leído todos de haber pasado este encierro hace unos años, en la era pre-internet.

Llevo más de 30 días encerrados y no he terminado la novela que empecé, cierto que leo muchas publicaciones en Tablet o PC, pero no es lo mismo que pasar las hojas de un libro.

 

Un rato después, en twitter descubría que el Instituto Cervantes elegía como lema “La libertad es una librería” del poeta Joan Margarit para apoyar a librerías y libros de cara al cercano día del libro (este año sin ferias). Me ha encantado porque aparte de tomarme una cerveza en un bar cualquiera, si de algo tengo ganas cuando salgamos es de entrar en una librería a curiosear un buen rato y comprar uno o varios libros. Muchas veces ni los leo, pero me encantan las librerías y creo firmemente en aquello de: “leer te hace libre”, ¿vosotros no?

Desde el cautiverio, mañana seguiremos informando.

29_30

CUADERNO DE BITÁCORA: DIARIO DE UN ENCIERRO (23+24+25+26+27+28)

Días 23,24,25,26,27 y 28 todo sigue su curso.

Sábado 11 de abril, aunque oficialmente es el día 28 de confinamiento y por tanto de diario – con el que no cumplo diariamente – hoy se cumple un mes desde que me quedé en casa, fue el miércoles 11 de mazo al volver de un viaje desde León cuando decidí no volver a salir y aquí sigo. Técnicamente no es cierto, ya que soy el único que va a por el pan y a la compra semanal.

Sigo desconectado de las noticias, pero parece que los números mejoran y que ya se estudia una salida de casa escalonada. La salida será extraña, no podremos tocarnos y la mascarilla será un nuevo complemento como el reloj o las gafas de sol, no saldremos sin ella de casa.

Estos días de fiesta he aprovechado para leer, hacer orden y escribir. He ordenado mis revistas deportivas, mi joya son los extra-liga que guardo desde 1984 (ver foto) y he publicado un relato con mi alter ego pucelano: Eduardo Gil Herrero, os dejo enlace al breve relato que espero que os guste.

https://desdemirebotica.wordpress.com/2020/04/09/la-conversion-del-vino-en-agua/

Desde el cautiverio, mañana seguiremos informando.

23 a 28

LA CONVERSIÓN DEL VINO EN AGUA

En estos días de confinamiento estamos hiperconectados, fruto de ello y sin esperarlo me llegó un “susedido” por whatsapp hasta mi encierro en Valladolid, que me trajo muchos y buenos recuerdos de mi Plentzia querida. Como el relato me encantó, me dispongo a contároslo con el permiso previo de dos de los hijos de los protagonistas.

Joseba Artaza, oriundo del caserío Gambelarre de Urduliz, era un hombre grande en todos los sentidos -mi amigo Asier que vivía al lado reconoce aún hoy en día que le impresionaba por su tamaño cuando era un niño- y por su negocio cayeron, una tarde como otra cualquiera de tertulia, José Antonio Ibargaray – el hijo de Antonio el castañero – y un buen amigo de éste. Joseba tenía una carnicería en la ribera, donde hoy Patxo y Arantza tienen su tienda, Erdian. Su hermano Martín tenía otra carnicería en Txipio, apenas había que pasar el puente para ir de una a otra. Junto a Sarria y los Madariaga en la plaza, proveían a la villa de buenas carnes del país.

Los dos jóvenes tenían pensado ir a Haro, y le preguntaron al bueno de Joseba si quería que le trajeran unos garrafones del afamado caldo riojano. Fermín el del Larrinaga llenaba cada año su bodega con tintos de aquella tierra y Joseba no quiso dejar pasar la oportunidad, así que les dio unas pesetas para que le trajeran tres garrafones.

Así que con los duros de Joseba en el bolsillo se fue la pareja hasta Haro. Se liaron, y aunque iban a comprar buen vino, les gusto tanto que se lo bebieron y terminaron la parranda muy contentos y chisposos, pero sin una perra gorda. Entonces empezaban sus problemas: ¿Qué le iban a decir a Joseba que esperaba en Plentzia sus tres garrafones como agua de mayo?

Para no volver sin el encargo decidieron coger tres garrafones vacíos y llenarlos en la fuente del Moro, camino de Anguciana, donde Ibargaray tenía otro tipo de negocios que no viene al caso relatar. En el trayecto de vuelta decidieron contarle a Joseba que los bodegueros les habían dado un vino tan bueno que recomendaban no tocar, ni siquiera abrir el garrafón en al menos los próximos cuatros años, y el caldo sería un reserva digno de las mejores mesas. Y esto es lo que le contaron al volver, el bueno de Joseba se lo creyó y guardó los tres garrafones en el almacén anexo a la carnicería como si fuese un tesoro.

Pasado unos días y presos de los remordimientos, los dos chavales decidieron contarle la verdad. Al principio Joseba no les creyó, o no quiso creerles, pero cuando por fin en el almacén abrió los garrafones comprobó el engaño. Nuestra pareja a carcajada limpia -cuentan que se oía desde la farmacia de Aramburu- le decían:

– Mira como en la Biblia, pero al revés: el vino se ha convertido en agua. Será por la humedad de “Plensia” jajaja

– Biblia os voy a dar yo a vosotros ¡Gandules!¡Ganorabakos!

Por supuesto no hubo enfados ni rencores, eran otros tiempos donde vecindad y amistad eran sinónimos. Ojalá aprendamos un poco de estas historias o “susedidos” que decimos en Plentzia cuando de nuevo volvamos a poder salir a las calles. Espero que tanto Joseba como Jose Antonio, que nos dejaron el pasado verano y ambos en pocos días, sonrían recordándolo mientras leen estas líneas. Líneas que no dejan de ser un homenaje hacia ellos, ambos comerciantes que tanto hicieron por Plentzia.

Valladolid, 5 de abril de 2020.

Eduardo Gil Herrero.